[cs_content][cs_element_section _id=”1″][cs_element_row _id=”2″][cs_element_column _id=”3″]

[/cs_element_column][/cs_element_row][/cs_element_section][cs_element_section _id=”10″][cs_element_row _id=”11″][cs_element_column _id=”12″][cs_element_text _id=”13″][cs_element_gap _id=”14″][cs_element_gap _id=”15″][cs_text class=”cs-ta-justify”]Conducir bajo la lluvia, ya sea chispeando o en un fuerte aguacero, puede ser una de las situaciones de conducción más difíciles que enfrenta un conductor. Las condiciones de lluvia están directamente asociadas con elevados índices de accidentes, especialmente en temporadas de lluvias. Saber cómo los caminos mojados y la visibilidad reducida afectan la forma de manejar te ayudará a mantenerte seguro cuando manejes en estas condiciones.
[/cs_text][cs_element_image _id=”17″][cs_text]
[/cs_text][/cs_element_column][/cs_element_row][/cs_element_section][cs_element_section _id=”24″][cs_element_row _id=”25″][cs_element_column _id=”26″][x_custom_headline level=”h2″ looks_like=”h3″ accent=”false”]Chequeo general[/x_custom_headline][cs_element_gap _id=”28″][cs_text _order=”0″ class=”cs-ta-justify”]En primer lugar, asegúrate de que el equipo de tu automóvil esté en buenas condiciones antes de que lleguen las temporadas de lluvia. Verifica los faros delanteros, las luces traseras y los limpiaparabrisas para asegurarte de que funcionen de manera eficiente. También revisa la banda de rodadura de las llantas de tu vehículo.
[/cs_text][cs_text class=”cs-ta-justify”]
[/cs_text][cs_text]
[/cs_text][/cs_element_column][cs_element_column _id=”32″][cs_element_gap _id=”33″][cs_element_image _id=”34″][/cs_element_column][/cs_element_row][/cs_element_section][cs_element_section _id=”39″][cs_element_row _id=”40″][cs_element_column _id=”41″][x_custom_headline level=”h2″ looks_like=”h3″ accent=”false” class=”cs-ta-left”]Deslizamiento de agua[/x_custom_headline][cs_element_gap _id=”43″][cs_text _order=”0″ class=”cs-ta-justify”]Sabemos que, además de la visibilidad potencialmente deficiente que acompaña a la lluvia más fuerte, debes estar preparado para protegerte contra el deslizamiento en agua. El hidroplaneo puede ocurrir cuando un vehículo viaja demasiado rápido en condiciones de lluvia intensa, haciendo que las llantas del vehículo viajen sobre una delgada capa de agua, en lugar de agarrarse a la superficie de la carretera. Esto tiene el potencial de dificultar la dirección y el frenado, e incluso podría llevarte a perder el control del vehículo, en esas condiciones cualquier toque en la dirección o una ráfaga de viento hace desviar al auto. En caso de hidroplaneo, hay que soltar el pie del acelerador, pero no apretar el freno para reducir la velocidad bruscamente.

Por ello, tómate tu tiempo para hacerlo y disminuye la velocidad ya que, es la única forma de evitar que el vehículo se deslice sobre el agua. Además, recuerda que uno de los momentos más peligrosos para conducir es poco después de que comienza a llover, ya que los aceites en la carretera crean condiciones resbaladizas. Esperar unos minutos, en lugar de apresurarte a tu destino, podría ser mejor, por tu seguridad.
[/cs_text][/cs_element_column][cs_element_column _id=”45″][cs_element_gap _id=”46″][cs_element_gap _id=”47″][cs_element_gap _id=”48″][cs_element_image _id=”49″][/cs_element_column][/cs_element_row][/cs_element_section][cs_element_section _id=”54″][cs_element_row _id=”55″][cs_element_column _id=”56″][x_custom_headline level=”h2″ looks_like=”h3″ accent=”false” class=”cs-ta-left”]Limpiaparabrisas[/x_custom_headline][cs_element_gap _id=”58″][cs_text _order=”0″ class=”cs-ta-justify”]Procura usar tus limpiaparabrisas ante cualquier situación de lluvia, incluso si es muy ligera. Si bien, esto puede parecer de sentido común, algunas personas olvidan encender sus limpiaparabrisas. La velocidad del limpiaparabrisas de la mayoría de los autos es ajustable para eliminar la humedad del vidrio en una neblina ligera o en un fuerte aguacero. También hay varios productos disponibles que se pueden rociar sobre el vidrio y evitar así, la recolección de agua de lluvia.[/cs_text][/cs_element_column][cs_element_column _id=”60″][cs_element_gap _id=”61″][cs_element_gap _id=”62″][cs_element_gap _id=”63″][cs_element_image _id=”64″][/cs_element_column][/cs_element_row][/cs_element_section][cs_element_section _id=”69″][cs_element_row _id=”70″][cs_element_column _id=”71″][x_custom_headline level=”h2″ looks_like=”h3″ accent=”false” class=”cs-ta-left”]Luces[/x_custom_headline][cs_element_gap _id=”73″][cs_text _order=”0″ class=”cs-ta-justify”]No olvides encender tus luces. Enciende tus faros para ayudar a otros vehículos a verte. Muchas veces se requiere el uso de faros durante la lluvia, incluso a plena luz del día, también dale a otros vehículos más espacio. Agrega tres segundos extra de tiempo de seguimiento bajo la lluvia, lo que te dará a ti y a los autos detrás más tiempo para reaccionar al tráfico.[/cs_text][/cs_element_column][cs_element_column _id=”75″][cs_element_gap _id=”76″][cs_element_gap _id=”77″][cs_element_gap _id=”78″][cs_element_image _id=”79″][/cs_element_column][/cs_element_row][/cs_element_section][cs_element_section _id=”84″][cs_element_row _id=”85″][cs_element_column _id=”86″][cs_text _order=”0″ class=”cs-ta-justify”]Y por último, si desafortunadamente has experimentado una mal experiencia ante situaciones de lluvia y te has quedado varado en alguna carretera o ha entrado demasiada agua a tu motor, no olvides mantenerte en contacto con tu taller de cabecera. Visita karbook.mx para encontrar un taller automotriz de confianza.

[/cs_text][/cs_element_column][/cs_element_row][cs_element_row _id=”93″][cs_element_column _id=”94″][cs_element_image _id=”95″][/cs_element_column][/cs_element_row][/cs_element_section][/cs_content]