[cs_content][cs_element_section _id=”1″][cs_element_row _id=”2″][cs_element_column _id=”3″]

[/cs_element_column][/cs_element_row][/cs_element_section][cs_element_section _id=”10″][cs_element_row _id=”11″][cs_element_column _id=”12″][cs_element_text _id=”13″][cs_element_gap _id=”14″][cs_element_gap _id=”15″][cs_text class=”cs-ta-justify”]Los frenos son probablemente la parte más importante de un automóvil, sin ellos, conducir es imposible. Tienes que ser capaz de reducir la velocidad y parar cada vez que lo necesites en el camino por cualquier imprevisto. Esto asegura que llegarás a tu destino de forma segura. Tus frenos tienen que funcionar correctamente, lo que significa que deben de estar en buenas condiciones y mantenerse así. Pero, ¿con qué frecuencia debes hacer que los revisen?
[/cs_text][cs_element_image _id=”17″][cs_text class=”cs-ta-justify”]Antes de hablar de frenos, debes saber que necesitan mantenimiento regular, sin embargo, debemos pensar en qué son realmente los frenos. Cuando nos referimos a los frenos, en realidad nos referimos al sistema de frenado de tu auto. Tu vehículo no solo tiene un par de pastillas de freno, hay una gran cantidad de componentes y piezas que conforman el sistema de frenos que detiene a tu automóvil. Los frenos experimentan todo tipo de fuerzas mientras está en el camino, y eventualmente ciertas partes del sistema de frenado necesitan ser reparadas en cuanto se detecta un mal funcionamiento.

Si bien, algunas cosas pueden no requerir un mantenimiento regular, la mayoría de los componentes del sistema de frenos requieren un servicio; las zapatas de freno y los zapatos deben reemplazarse con el tiempo, los rotores de freno no duran para siempre y las pinzas de freno también se desgastan. Incluso el líquido de frenos se estropea después de un período de tiempo.

[/cs_text][cs_text]
[/cs_text][/cs_element_column][/cs_element_row][/cs_element_section][cs_element_section _id=”25″][cs_element_row _id=”26″][cs_element_column _id=”27″][x_custom_headline level=”h2″ looks_like=”h3″ accent=”false”]Kilometraje[/x_custom_headline][cs_element_gap _id=”29″][cs_text _order=”0″ class=”cs-ta-justify”]Aunque, a decir verdad, no hay un límite de tiempo establecido para cuándo debas realizar el mantenimiento de tus frenos, sabemos que todos los automovilistas conducen distancias diferentes y ponen diferentes tensiones en su automóvil. Pero algo indispensable y que debes hacer es llevar un seguimiento de el kilometraje de tu coche.
[/cs_text][cs_text]
[/cs_text][/cs_element_column][cs_element_column _id=”32″][cs_element_gap _id=”33″][cs_element_image _id=”34″][/cs_element_column][/cs_element_row][/cs_element_section][cs_element_section _id=”39″][cs_element_row _id=”40″][cs_element_column _id=”41″][x_custom_headline level=”h2″ looks_like=”h3″ accent=”false” class=”cs-ta-left”]Manual del propietario[/x_custom_headline][cs_element_gap _id=”43″][cs_text _order=”0″ class=”cs-ta-justify”]Por ejemplo, las pastillas de freno, los zapatos y los rotores deben inspeccionarse entre los 15,000 y 20,000 km, dependiendo de las pastillas y del tipo de conducción. Sin embargo, es más recomendable que consultes tu manual del propietario, para obtener un número específico y así llevar un orden en cuanto al mantenimiento de tu auto y que esté siempre se encuentre en óptimas condiciones. Las pinzas de freno deben reemplazarse solo cuando sea necesario ¡No lo olvides![/cs_text][/cs_element_column][cs_element_column _id=”45″][cs_element_gap _id=”46″][cs_element_image _id=”47″][/cs_element_column][/cs_element_row][/cs_element_section][cs_element_section _id=”52″][cs_element_row _id=”53″][cs_element_column _id=”54″][x_custom_headline level=”h2″ looks_like=”h3″ accent=”false”]Mantente alerta[/x_custom_headline][cs_element_gap _id=”56″][cs_text _order=”0″ class=”cs-ta-justify”]Los problemas más comunes incluyen chirridos en los frenos, un pedal de freno suave o cualquier vibración extraña al frenar. Si notas algo como esto, asiste inmediatamente a un taller automotriz de confianza. Recuerda que puedes encontrar un mecánico de confianza en karbook.mx

El líquido de frenos también puede reemplazarse cuando se reparan las pastillas y los rotores, pero también debes revisar periódicamente el líquido de frenos.[/cs_text][/cs_element_column][cs_element_column _id=”58″][cs_element_gap _id=”59″][cs_element_image _id=”60″][/cs_element_column][/cs_element_row][/cs_element_section][cs_element_section _id=”65″][cs_element_row _id=”66″][cs_element_column _id=”67″][cs_text _order=”0″ class=”cs-ta-justify”]Así que ya lo sabes, es muy importante que sigas muy de cerca el desempeño de tus frenos, los problemas de frenos no deben tomarse nunca a la ligera. Para más información como esta, no olvides visitar nuestro blog karbook.com.mx [/cs_text][/cs_element_column][/cs_element_row][cs_element_row _id=”74″][cs_element_column _id=”75″][cs_element_image _id=”76″][/cs_element_column][/cs_element_row][/cs_element_section][/cs_content]