[cs_content][cs_element_section _id=”1″][cs_element_row _id=”2″][cs_element_column _id=”3″]

[/cs_element_column][/cs_element_row][/cs_element_section][cs_element_section _id=”10″][cs_element_row _id=”11″][cs_element_column _id=”12″][cs_element_text _id=”13″][cs_element_gap _id=”14″][cs_element_gap _id=”15″][cs_element_image _id=”16″][cs_text]
[/cs_text][/cs_element_column][/cs_element_row][/cs_element_section][cs_element_section _id=”23″][cs_element_row _id=”24″][cs_element_column _id=”25″][x_custom_headline level=”h2″ looks_like=”h3″ accent=”false” class=”cs-ta-justify”]Delaunay Belleville, el primer auto en recorrer las calles mexicanas[/x_custom_headline][cs_element_gap _id=”27″][cs_text _order=”0″ class=”cs-ta-justify”]Este auto fue fabricado por la empresa “S.A. des Automóviles Delaunay-Belleville”, fundada casi ochenta años antes de su llegada a México, en 1895. Contaba con un motor 6 OHV (Válvulas Sobre la Cabeza) y una potencia de 21 hp.

Este novedoso automóvil rompió por primera vez el límite de velocidad de 16 km/ h sin saberlo, lo cual lo hace más representativo en la historia de México, ya que, gracias a este acontecimiento se impuso el primer reglamento de tránsito en los tiempos de Porfirio Díaz, el cual impuso un límite de velocidad de 10 km/h en calles estrechas, y hasta 40 km/h en las demás.
[/cs_text][cs_text class=”cs-ta-justify”]
[/cs_text][cs_text]
[/cs_text][/cs_element_column][cs_element_column _id=”31″][cs_element_gap _id=”32″][cs_element_image _id=”33″][/cs_element_column][/cs_element_row][/cs_element_section][cs_element_section _id=”38″][cs_element_row _id=”39″][cs_element_column _id=”40″][x_custom_headline level=”h2″ looks_like=”h3″ accent=”false” class=”cs-ta-justify”]Packard Ninth Series modelo 840[/x_custom_headline][cs_element_gap _id=”42″][cs_text _order=”0″ class=”cs-ta-justify”]Diez años después de la llegada del primer auto, el Packard fue uno de los 136 autos circulando en la ciudad de México. Este auto estaba propulsado por 120 caballos de fuerza (hp), 385 pulgadas cúbicas, nueve cojinetes principales, el motor en línea Packard ocho, y tenía una distancia entre ejes que medía 145 ½ pulgadas.

Este auto fue conducido por diferentes personajes importantes en la historia de México, entre ellos Porfirio Díaz, Francisco I. Madero, el vicepresidente don José María Pino Suárez y Venustiano Carranza, el cual tenía como signo distintivo las iniciales V. C. en las portezuelas de este.

[/cs_text][cs_text class=”cs-ta-justify”]
[/cs_text][cs_text]
[/cs_text][/cs_element_column][cs_element_column _id=”46″][cs_element_gap _id=”47″][cs_element_gap _id=”48″][cs_element_image _id=”49″][/cs_element_column][/cs_element_row][/cs_element_section][cs_element_section _id=”54″][cs_element_row _id=”55″][cs_element_column _id=”56″][x_custom_headline level=”h2″ looks_like=”h3″ accent=”false” class=”cs-ta-justify”]Ford T, conocido como Tin Lizzie o Flivver[/x_custom_headline][cs_element_gap _id=”58″][cs_text _order=”0″ class=”cs-ta-justify”]Estos automóviles fueron la base de los primeros transportes de pasajeros en México en 1921, la carrocería original se cambiaba por otra más grande construida con tablones de madera para acomodar a una decena de pasajeros. Con su motor de cuatro cilindros y tan solo 20 CV de potencia, alcanzaba la velocidad máxima de 71 km/h, con un peso contenido para su época de 540 kg, consumía un litro de gasolina cada 5 km.
[/cs_text][cs_text class=”cs-ta-justify”]
[/cs_text][cs_text]
[/cs_text][/cs_element_column][cs_element_column _id=”62″][cs_element_gap _id=”63″][cs_element_gap _id=”64″][cs_element_image _id=”65″][/cs_element_column][/cs_element_row][/cs_element_section][cs_element_section _id=”70″][cs_element_row _id=”71″][cs_element_column _id=”72″][x_custom_headline level=”h2″ looks_like=”h3″ accent=”false” class=”cs-ta-justify”]Volkswagen Tipo 1, mejor conocido como vocho en nuestro país[/x_custom_headline][cs_element_gap _id=”74″][cs_text _order=”0″ class=”cs-ta-justify”]Este auto se volvió emblemático unos años después de 1964, cuando Volkswagen de México S.A. de C.V. (la empresa filial de Volkswagen A.G.) se estableció en las afueras de la ciudad de Puebla.

Cuatro años después, se produce el Volkswagen Sedán número 100,000 en México, lo cual determinó que este auto fuera uno de los coches más cotizados desde su llegada, tanto por su economía en mantenimiento, como por su mínimo gasto de combustible. El motor era un bóxer de cuatro cilindros, refrigerado por aire. La carrocería tenía dos puertas, con un parabrisas frontal plano. Contaba con capacidad para cuatro pasajeros y ofrecía un coeficiente aerodinámico de 0.4.
[/cs_text][cs_text class=”cs-ta-justify”]
[/cs_text][cs_text]
[/cs_text][/cs_element_column][cs_element_column _id=”78″][cs_element_gap _id=”79″][cs_element_gap _id=”80″][cs_element_image _id=”81″][/cs_element_column][/cs_element_row][/cs_element_section][cs_element_section _id=”86″][cs_element_row _id=”87″][cs_element_column _id=”88″][x_custom_headline level=”h2″ looks_like=”h3″ accent=”false” class=”cs-ta-justify”]Nissan Tsuru [/x_custom_headline][cs_element_gap _id=”90″][cs_text _order=”0″ class=”cs-ta-justify”]El Tsuru fue muchos años el sedán por excelencia para las familias mexicanas. Este año ve terminada su vida comercial, pero desde su primera generación en 1982, hasta la tercera que conocemos actualmente, el Tsuru ha sido un auténtico superventas.

El Nissan Tsuru era visto como un sedán confiable, económico, de buen manejo y muy durable, incluso con versiones deportivas como la GSR2000 con spoiler trasero, rines exclusivos y un diseño muy interesante y fresco para la época.
[/cs_text][cs_text class=”cs-ta-justify”]
[/cs_text][cs_text]
[/cs_text][/cs_element_column][cs_element_column _id=”94″][cs_element_gap _id=”95″][cs_element_gap _id=”96″][cs_element_image _id=”97″][/cs_element_column][/cs_element_row][/cs_element_section][cs_element_section _id=”102″][cs_element_row _id=”103″][cs_element_column _id=”104″][x_custom_headline level=”h2″ looks_like=”h3″ accent=”false” class=”cs-ta-justify”]Phantom, exclusivo para México [/x_custom_headline][cs_element_gap _id=”106″][cs_text _order=”0″ class=”cs-ta-justify”]Este auto encantó a todo el público mexicano. Su desempeño era sobresaliente, la suspensión le brindaba un buen manejo y su motor le daba un sentimiento de deportividad. Lo novedoso fue que Chrysler dio a este automóvil una evolución que cambiaría la dirección de la marca a finales de los 80´s, EVA (Electronic Voice Alert).

EVA brindaba información al conductor sobre la presión del aceite, operación de las luces, nivel de gasolina, líquido de limpiadores y puertas abiertas. No hay duda, se trataba de un vehículo elegante y estilizado que era además bastante deportivo, equipaba un motor 2.5 litros turbo cargado SOHC de 16 válvulas y 175 caballos de potencia.
[/cs_text][cs_text class=”cs-ta-justify”]
[/cs_text][cs_text]
[/cs_text][/cs_element_column][cs_element_column _id=”110″][cs_element_gap _id=”111″][cs_element_gap _id=”112″][cs_element_image _id=”113″][/cs_element_column][/cs_element_row][/cs_element_section][cs_element_section _id=”118″][cs_element_row _id=”119″][cs_element_column _id=”120″][x_custom_headline level=”h2″ looks_like=”h3″ accent=”false” class=”cs-ta-justify”]Mastretta MXT, 100% mexicano[/x_custom_headline][cs_element_gap _id=”122″][cs_text _order=”0″ class=”cs-ta-justify”]El MXT fue el primer automóvil producido en serie, completamente diseñado y fabricado en México. Es un auto deportivo de tamaño medio, producido por el fabricante mexicano de automóviles Mastretta-Tecnoidea. Fue presentado en el Salón del Automóvil de Londres de 2008 y su producción comenzó en 2011.

Su diseñador y creador, Daniel Mastretta, diseñó y construyó coches de diseño deportivo en pequeña escala desde los años 1990, pero el MXT es considerado el primer automóvil mexicano en la historia con un enfoque comercial, tanto nacional, como internacional.

El MXT monta un motor turboalimentado de cuatro cilindros en línea y 2.0 litros de cilindrada construido de aluminio, que produce 250 CF de potencia máxima y 257 lb/ft de torque. Alcanza una velocidad máxima de 250 Km/h y acelera de 0 a 100 km/h en 4,9 segundos.

[/cs_text][cs_text class=”cs-ta-justify”]
[/cs_text][cs_text]
[/cs_text][/cs_element_column][cs_element_column _id=”126″][cs_element_gap _id=”127″][cs_element_gap _id=”128″][cs_element_image _id=”129″][/cs_element_column][/cs_element_row][/cs_element_section][cs_element_section _id=”134″][cs_element_row _id=”135″][cs_element_column _id=”136″][cs_text _order=”0″ class=”cs-ta-justify”]Es impresionante cuantos vehículos han dejado marca en la historia de México, en realidad han sido muchos más, sin mencionar que, México es uno de los principales fabricantes de automóviles ligeros en el mundo. Gracias a esto, hemos podido enlistar los automóviles que han tenido más impacto en nuestro país. Si eres aficionado y te gustaría saber más, no olvides mantenerte a pendiente en Karbook.com.mx y encontrar un taller de confianza en Karbook.mx Sigue viviendo la mejor experiencia que Karbook tiene para ti. [/cs_text][/cs_element_column][/cs_element_row][cs_element_row _id=”143″][cs_element_column _id=”144″][cs_element_image _id=”145″][/cs_element_column][/cs_element_row][/cs_element_section][/cs_content]